MADEROTERAPIA: EL TRATAMIENTO QUE HA REVOLUCIONADO EL MUNDO DE LA BELLEZA

Y tenemos una buena noticia, este procedimiento también es aplicable a la piel del rostro, utilizando unas herramientas diferentes y aplicando una fuerza más leve, pero con resultados igual de buenos y visibles desde la primera sesión.

¿QUÉ ES LA MADEROTERAPIA?

Como ya hemos dicho, la maderoterapia es un procedimiento natural que está a la orden del día por sus alucinantes resultados.

Se trata de una técnica de masaje natural no invasivo realizada a través del uso de instrumentos de madera que nos ayudan a estimular el rostro con el objetivo de tonificarlo y reafirmarlo.

Este método es efectivo ya que ayuda a activar los fibroblastos, que son los responsables de la producción de colágeno, retrasando el envejecimiento celular y combatiendo la flacidez.

La maderoterapia nos ayuda a mejorar el tejido muscular gracias a los movimientos que se llevan a cabo sobre la tez. Además, contribuye a la activación linfática y del sistema circulatorio de la zona.

Por último, y a nivel mental, nos ayudará a disminuir nuestros niveles de estrés, relajando los músculos faciales y liberando la mente.

¿CUÁLES SON SUS BENEFICIOS?

Ya hemos visto cuáles son los principales beneficios que nos puede aportar esta terapia, vamos a verlos en profundidad:

  • Reducción, elevación y acentuación de puntos clave de nuestro rostro, como pueden ser la papada o los pómulos.
  • Relaja la musculatura facial, ayudando a difuminar las líneas de expresión.
  • Reduce la hinchazón general y nos ayuda con las bolsas de los ojos.
  • Drena, eleva los párpados, tonifica la piel y estimula el rostro.
  • Relaja tanto física como mentalmente, reduce los niveles de estrés, libera la mente y relaja los músculos faciales

¿EN QUÉ CONSISTE?

Se trata de un masaje sencillo, pero requiere de mucha práctica y de una técnica correcta. A continuación te explicamos los pasos que hay que llevar a cabo.

  1. El primer paso es limpiar la zona adecuadamente en tres pasos: limpieza con jabón, exfoliación y tónico facial.
  2. Para facilitar el tratamiento y ayudar a que las herramientas de madera se deslicen correctamente por el rostro aplicaremos en la piel aceite de argán.
  3. Se comienza el masaje con unos pequeños movimientos circulares para comenzar a activar la circulación y ayudar al bombeo.
  4. En este momento se procede al tratamiento propiamente dicho, utilizando los utensilios de madera y realizando una correcta técnica en los puntos clave del rostro.
  5. Tras finalizar con el masaje, se vuelve a masajear el rostro con las manos para acabar de drenar y sellar el tratamiento que acabamos de realizar.

 

Pese a parecer una terapia fácil de realizar, siempre recomendamos acudir a un especialista para asegurarnos de que se efectúa bien la técnica para obtener mejores resultados y evitar daños o lesiones.

Y no debemos olvidarnos de que este tipo de tratamientos son algo puntual, y lo que de verdad hace que nuestra piel se vea limpia, sana y rejuvenecida es el cuidado y protección diaria con productos adecuados a nuestro tipo de piel y sus necesidades.