¿NO SABES CÓMO ESMALTAR TUS UÑAS?

Tras preparar la superficie de la uña con un taco pulidor o una lima de grano fino podemos pasar a la parte favorita de muchos y muchas, el momento de ponernos artísticas/os y creativas/os.

CONSEJO: Antes de comenzar a esmaltar nuestras uñas es importante y muy recomendable limpiar nuestras manos para eliminar cualquier tipo de residuo que pueda quedar de la crema de manos, o del limado de la uña; así nos aseguraremos una buena aplicación de los productos, lo que conllevará un buen trabajo asegurando así la duración del esmaltado.

Tenemos varias opciones a la hora de pintar nuestras uñas:

-          Esmaltado con laca de uñas normal. Una técnica más sencilla y sin necesidad de tantas herramientas y pasos.

Es recomendable utilizar algún esmalte de base de algún color neutro o transparente a modo de “protección” para que nuestra uña no “absorba” el color del esmalte y no se tiña de un color rosáceo o amarillento.

Una vez esta primera capa protectora esté completamente seca podemos proceder a aplicar el color de nuestra preferencia, es aconsejable aplicar más de una capa (dejándolas secar) para obtener un color más homogéneo.

Por último, podemos añadir una última capa de brillo para darle un acabado brillante y profesional.

CONSEJO: Es recomendable aplicar más capas de color pero más finas, de esta forma evitaremos que se “descape” el esmaltado y nos dure mucho más tiempo. Además, obtendremos un resultado más bonito y profesional.

-          Esmaltado semipermanente. Este es un proceso más complejo y se necesitan una serie de herramientas y productos específicos. Este tipo de esmaltes es más duradero, pero nos tenemos que asegurar de realizar la técnica de manera correcta, por lo que lo ideal es acudir a un profesional.

Si nos atrevemos a probar con esta clase de productos debemos tener: una lámpara Led para manicura semipermanente, esmaltes de color semipermanentes, un esmalte base (base coat) y un esmalte final (top coat).

1. Una vez tengamos todo lo necesario comenzaremos aplicando un primer, no es un paso obligatorio pero sí muy interesante para conseguir que nos dure más la manicura y no se salte la pintura. En Vicorva preferimos los primers que no tienen ácido, aunque no es necesario. Para nosotros los ideales son aquellos que no hace falta secar en lámpara.

2. Cuando el primer se haya absorbido o lo hayamos secado en nuestra lámpara aplicaremos una capa ni muy fina ni muy gruesa de nuestra base coat, y la secamos en lámpara tanto tiempo como nos indique el fabricante. Puede ser que esta capa deje una especie de residuo o capa pegajosa en la uña, no debemos retirarla, ya que ayudará al esmalte de color a adherirse mejor.

3. A continuación, aplicaremos dos o tres capas finas del color de nuestra elección. Obtendremos mejores resultados y un esmaltado más duradero si aplicamos más capas pero con menos producto, es decir, es mejor si aplicamos 3 capas muy finas que si aplicamos una con mucho producto. Entre capa y capa de esmaltado de color es necesario secar en la lámpara.

4. Este es el momento de decorar tu uña, podemos utilizar diferentes técnicas y materiales: los propios esmaltes semipermanentes, pegatinas o stickers, brillantes, láminas de transferencia, purpurina, etc. Podemos aprovechar la capa de dispersión para que las decoraciones se queden “pegadas” en la uña y sea más fácil colocarlas y trabajar con ellas.

5. Por último, aplicaremos el top coat, el cual nos ayudará a sellar el color y a darle un brillo extra, así como para acabar con el proceso de la manicura semipermanente. Esta última capa puede tener o no capa de dispersión (la capa pegajosa de la que hablábamos antes), pero en este caso sí que deberemos retirarla con algún limpiador de uñas o con alcohol.

OJO: Este tipo de esmaltados necesita ser retirado de una forma específica, puedes limar el producto hasta llegar a tu uña, utilizar un torno, con acetona pura o ir a un gabinete de estética, que sería la mejor opción y la que nosotros te recomendamos. Si no tenemos cuidado a la hora de retirar este tipo de esmaltes podemos dañarnos la uña, limarla de más, debilitarla, etc.

 

Ahora ya sabes cómo tener unas manos y una manicura perfecta.